Cómo limpiar parrillas de barbacoa oxidadas: métodos y consejos

La parrilla de barbacoa es un elemento esencial en muchos jardines y patios, ideal para reuniones familiares y eventos sociales. Sin embargo, la exposición a los elementos y el uso frecuente pueden llevar a la formación de óxido y acumulación de grasa, lo que afecta no solo la apariencia sino también la funcionalidad y seguridad de la parrilla. Limpiar y mantener estas parrillas es crucial para prolongar su vida útil, asegurar una cocción segura y disfrutar de alimentos sabrosos y saludables. En este artículo, exploraremos cómo quitar el óxido de la parrilla de barbacoa y cómo conservarla entre usos.

Cómo quitar el óxido de la parrilla de la barbacoa

En este apartado vamos a diferenciar entre parrillas levemente oxidadas y muy oxidadas y diferentes métodos de limpieza. Algunos de ellos, tan naturales y comunes como el vinagre y el bicarbonato, aunque este método no siempre nos va a permitir quitar el óxido en una parrilla muy oxidada y tendremos que recurrir a soluciones más agresivas.

Cómo quitar el óxido del metal con vinagre y bicarbonato

El vinagre y el bicarbonato de sodio son excelentes para eliminar el óxido del metal de manera natural y efectiva.

Vinagre: sumerge las partes oxidadas de la parrilla en vinagre blanco durante unas horas. El ácido acético del vinagre ayuda a aflojar y disolver el óxido.

Bicarbonato de sodio: tras el remojo, espolvorea bicarbonato de sodio sobre las áreas afectadas. Esto crea una reacción química que ayuda a eliminar el óxido restante.

Cepillado: usa un cepillo metálico o lana de acero para frotar suavemente las áreas tratadas y eliminar el óxido.

Enjuague y secado: enjuaga con agua y seca completamente la parrilla.

Cómo limpiar una parrilla muy oxidada

Para parrillas con un alto grado de oxidación, podrías necesitar métodos más intensivos.

SONAX Disolvente de óxido PowerEis con EasySpray (400 ml) de aplicación universal| N.° 04723000
  • Por medio de la congelación por choque que produce, las uniones bloqueadas como tornillos, tuercas o bisagras se sueltan de manera efectiva
  • Se infiltra en el óxido y elimina los chirridos y crujidos
  • La película protectora transparente protege permanentemente las piezas metálicas desnudas contra la corrosión. Neutral en cuanto a olor
  • Alcance de suministro: 1x SONAX disolvente de óxido PowerEis con EasySpray (400 ml) | No de artículo 04723000
  • ¡Los prácticos ayudantes que superan cualquier desafío! SONAX - made in Germany

Removedor de óxido comercial: utiliza un removedor de óxido específico para metales. Sigue las instrucciones del fabricante, aplicándolo sobre el óxido y dejándolo actuar el tiempo recomendado.

Lijado: en casos extremos, puedes lijar la parrilla con papel de lija de grano fino para eliminar el óxido. Hazlo con cuidado para no dañar el metal.

Protección: después de eliminar el óxido, considera aplicar un protector contra el óxido para prevenir futuras formaciones.

Bellota 50806-A Cepillo Manual Acero LATONADO Mango PLÁSTICO, Alambre Recto DIAMETRO 0,3MM, Standard
  • Cepillo manual de gran calidad para excelente rendimiento y precisión en el trabajo desempeñado
  • Buen rendimiento en táreas de limpieza ligera
  • Ideal para uso en lugares de difícil acceso (ranuras etc.)
  • Excelente para trabajar cobre, plástico, plomo, aluminio, vidrio y acero
  • Alambre recto de diámetro 0.3

Cómo quitar la grasa pegada de las parrillas

La grasa y los residuos de comida pueden ser tan problemáticos como el óxido. Para limpiarlos:

Calentamiento: calienta la parrilla para ablandar la grasa.

Raspado: usa una espátula o cepillo de parrilla para raspar la grasa y los residuos carbonizados.

Solución desengrasante: aplica una solución desengrasante o una mezcla de agua caliente y detergente. Deja que actúe durante unos minutos.

Cepillado y enjuague: cepilla con un cepillo de cerdas suaves y enjuaga con agua.

Cómo conservar la parrilla entre usos para evitar que se oxide

Limpieza post-uso: limpia siempre la parrilla después de cada uso. Elimina residuos de comida y grasa para evitar la acumulación.

Secado completo: asegúrate de que la parrilla esté completamente seca antes de guardarla. La humedad promueve el óxido.

Cubierta protectora: utiliza una cubierta resistente a la intemperie para proteger la parrilla cuando no esté en uso.

Mantenimiento regular: revisa periódicamente la parrilla para detectar signos de óxido o desgaste y trátalos de inmediato.

Almacenamiento adecuado: guarda la parrilla en un lugar seco y protegido de la humedad.

La limpieza y mantenimiento de tu parrilla de barbacoa es esencial para garantizar su durabilidad y funcionamiento óptimo. Utilizar métodos naturales como vinagre y bicarbonato, así como productos comerciales específicos, puede ayudarte a mantener tu parrilla libre de óxido y grasa. Recuerda realizar una limpieza regular y un almacenamiento adecuado para disfrutar de una parrilla segura y eficiente en todas tus reuniones al aire libre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio